Arrugas​

¿Qué son los signos de la edad?

Gran parte de los problemas estéticos y signos de la edad se concentran en la parte media y superior del rostro, una zona extremadamente delicada debido a la cercanía de los órganos oculares. Esto hace imprescindible ponerse en manos de un oftalmólogo especializado, con conocimiento y experiencia para rejuvenecer la mirada y la expresión facial, velando siempre por la seguridad de los ojos y la visión con todas las garantías médicas y oftalmológicas. 

Algunos de los motivos más frecuentes de consulta entre los pacientes son:

  • Bolsas

  • Ojeras

  • Arrugas perioculares y de la parte media superior del rostro

  • Exceso de grasa en los párpados

  • Ojos cansados y flacidez periocular

  • Pérdida de volumen facial

  • Pómulos hundidos

  • Disminución de contornos y estructura facial

  • Deterioro de la calidad de la piel

  • Pérdida de volumen en los labios 

¿Por qué se producen?

Los defectos estéticos pueden estar asociados a causas muy diversas:

  • Envejecimiento

  • Factores genéticos

  • Traumatismos

  • Repetición de muecas de expresión

  • Falta de cuidados de la piel (exceso de sol, deshidratación, mala alimentación, etc.)

  • Enfermedades oculares o sistémicas que afectan la morfología ocular o periocular

  • Parálisis facial

 

¿Cómo se pueden prevenir?

Los defectos estéticos no se pueden prevenir cuando están ligados a causas genéticas, hereditarias o de envejecimiento. Sin embargo, pueden tomarse medidas para evitar la aceleración de los procesos degenerativos cutáneos, como son las arrugas, manchas, etc. Hay que tener en cuenta que la piel del rostro es más frágil que la del cuerpo, dado que la exposición constante a agentes externos y la concentración de las muecas de expresión (reír, llorar, enfadarse, etc.), son factores que aumentan su vulnerabilidad. Algunas medidas básicas para ayudar a mantener un aspecto saludable son:

  • Protección del sol: gafas de sol, cremas protectoras, exposición controlada a los rayos UVA

  • Hidratación: beber mucha agua diariamente

  • Alimentación: seguir una dieta equilibrada

  • Descanso: dormir las horas necesarias para recuperarnos del desgaste del día

  • Ejercicio: hacer deporte de forma regular

  • Buenos hábitos: evitar el tabaco, no abusar del alcohol

  • Incorporar productos nutricosméticos y cosmecéuticos a tu rutina diaria de cuidado.

  • Comenzar con tratamientos preventivos como toxina botulínica y ácido hialurónico a partir de los 30 años

fondo titulo.png