skinboosters o inductores de colágeno

¿Qué son los inductores de colágeno?

Son productos que se inyectan en la piel para activar la producción natural de esta proteína, que forma las fibras colágenas, especialmente abundantes en los huesos y en la piel. El principal objetivo de este tratamiento estético es eliminar la flacidez facial y conseguir una dermis más firme.

Se dispone de dos tipos de sustancias inductoras de colágeno que se aplican, en la zona facial, de acuerdo a las necesidades de cada paciente:

  • Hidroxiapatita cálcica (Radiesse): indicada para estimular la producción de colágeno en la capa de la piel en la que se aplica. Este tratamiento proporciona, además, el llamado “efecto V”, que consiste en devolver al rostro un aspecto más joven realizando un lifting no quirúrgico.

  • Ácido poliláctico (Sculptra): posee un potente efecto estimulador de colágeno,  más intenso que el tratamiento anterior. Está indicado para reponer el volumen en pieles que lo han perdido a causa de la edad o por una pérdida importante de peso.

 

¿En qué casos se utilizan?

Las sustancias inductoras de colágeno están indicadas sobre todo para pacientes con pieles maduras  o muy fotodañadas que comienzan a notar flacidez y adelgazamiento. También se pueden aplicar a personas con una pérdida sustancial del volumen facial tras una dieta de adelgazamiento.

Exámenes previos

El especialista en estética oculofacial realiza un examen exhaustivo de la zona palpebral y periocular que permite determinar el tipo de inductor de colágeno más indicado. Asimismo, se toman fotografías para valorar el estado del paciente antes y después del tratamiento, además de entre sesiones, en caso de realizarse más de una.

 

Durante el tratamiento

Los inductores de colágeno se inyectan tras haber realizado una limpieza del rostro y aplicado anestesia tópica en la zona a tratar. La duración del tratamiento y el número de sesiones varía según el producto que se aplica.

Tras el tratamiento

Los efectos de los inductores de colágeno oscilan entre los 6 y los 12 meses y pueden variar según el paciente o la zona tratada. Asimismo, algunos factores ayudan a prolongar los efectos de los tratamientos estéticos, como una buena alimentación e hidratación, protegerse de los rayos del sol, evitar el tabaquismo y consumir productos nutricosméticos como el colágeno hidrolizado.

Tras el tratamiento, se pueden apreciar pequeñas marcas en las zonas en las que se ha aplicado, que NO impiden que el paciente pueda realizar sus actividades cotidianas una vez finalizada la aplicación. En el caso de tratamientos con Sculptra en necesario realizar una masaje en la zona 5 veces por día durante 5 días.

El resultado de cada sesión puede apreciarse pasado un mes, momento en el que se puede realizar la siguiente sesión, en caso de ser necesaria.

fondo titulo.png